Resistencia territorial en América Latina, editado por Macarena Barahona, Marcelo Garrido y Pilar González

Resistencia territorial en América Latina. Los espacios como posibilidad y como potencia
editado por Macarena Barahona, Marcelo Garrido y Pilar González
Universidad Academia de Humanismo Cristiano, 2006

Durante la primera década del siglo XXI, han incrementado en América Latina las dinámicas económicas extractivistas, entendidas como aquellos procesos que se generan alrededor de un gran espectro de recursos: desde la captura de carbono, monocultivos y agronegocios, hasta minerales e hidrocarburos. Esto ha producido un aumento de las exportaciones, pero también transformaciones socioterritoriales y ambientales. Las demandas globales de recursos (oro, petróleo, coltán, biodiversidad o tierras) confrontan las lógicas territoriales locales y generan o profundizan desigualdades socioambientales.

Las dinámicas locales se han centrado en la defensa del territorio, en el posicionamiento de sus relaciones territoriales y con la naturaleza, y en demandas de autonomía y de autodeterminación ambiental, territorial y política frente a los embates de la apropiación. Propuestas que se tornan en alternativas al modelo económico extractivista y al desarrollo.

Actualmente, los extractivismos abarcan numerosas relaciones y procesos de explotación, extracción y transnacionalización, que afectan territorios locales, entendidos como los conformados en procesos históricos subnacionales. Por lo tanto, se presentan luchas de pobladores, quienes demandan el reconocimiento de derechos sobre sus territorios. Asimismo, proponen alternativas de representación y control de estos a partir de sus nociones, conocimientos y prácticas. Esto ayuda a confrontar procesos extractivos globalizados a partir de concepciones arraigadas, que responden a una construcción histórica cambiante y permanentemente resignificada, de territorialidades, identidades y prácticas espaciales, que evidencian otras maneras de relacionamiento con la naturaleza.

Las estrategias locales de defensa de sus territorios y territorialidades son alternativas, no solo frente a los extractivismos, sino al desarrollo. Estas alternativas surgen a partir de prácticas y lógicas locales que construyen diversas defensas y también opciones de futuro, las cuales responden a procesos históricos y espaciales particulares. Asimismo, plantean una territorialidad vertical del subsuelo, es decir, una relación y un control político de este, que se sustenta en visiones que no consideran que la biodiversidad o los minerales sean entes externos ni mercancías, sino parte de lo no humano.

Existe la necesidad de repensar las lógicas y dinámicas que hay en los territorios, territorialidades y sus articulaciones locales-nacionales-globales con los contextos económicos, políticos, sociales, culturales y ambientales. El territorio es espacio político por excelencia, el centro de propuestas de autonomía, que consiste en ser y ejercer poder a través de la territorialidad, la gobernabilidad y la autodeterminación.

En síntesis, en estos territorios se plantea la continuidad de propuestas propias y la generación de alternativas al desarrollo, lo que conlleva a una crítica a la relación destructiva de la naturaleza instaurada por los extractivismos, e implica desde buscar opciones en la responsabilidad individual y colectiva, repensar las dinámicas económicas globales-nacionales-locales del capitalismo y del Estado, hasta retomar los principios de relacionamiento con el entorno de los pobladores locales, todo ligado a una defensa para la permanencia en un territorio.

Astrid Ulloa
Universidad Nacional de Colombia