Cinco mil delfines y un túnel, de Juan Vera

Cinco mil delfines y un túnel
de Juan Vera
Malamadre, 2017

 

‘Cinco mil delfines y un túnel’ es una novela sobre la represión ideológica, la lucha contra la dictadura y la experiencia del presidio. Juan Vera relata la locura y la crueldad de la tortura, en un texto necesariamente hecho a pedazos; reconstruye una experiencia común a muchos y que nunca se deja atrapar por completo, porque es una indagación de la que siempre se está arrancando. Porque es una historia sobre los sueños y las esperanzas de todos aquellos enfrentados a la muerte. El deseo de libertad conduce la trama, representado por una fuga de la Cárcel Pública de Santiago, o por un bote navegando por el océano Pacífico en medio de una operación de internación de armas, que eran esperanzas para muchos, bien en la imagen de una manada de delfines cruzando el mar indolente frente a lo que estaba ocurriendo.

Del relato de un individuo, de su mundo de afectos, sus miedos y sus ansiedades, surge esta narración como una bala de conciencia lanzada hacia el futuro. Desplegado el sufrimiento individual y la desesperación ante las circunstancias, aparece ante la persona un valor que debe ser protegido, ya no para el sujeto y sus circunstancias particulares, sino para el colectivo y para los que seguirán vivos cuando esa pesadilla termine.

Editorial Malamadre quiso tomar esta palabra de Juan Vera (1945-2002) lanzada al vacío de los tiempos venideros y tender una mano desde el futuro hacia ese pasado reciente. Asumir la necesidad de publicar esta novela es reconocer el legado histórico y literario de una narrativa de lucha, de una poética que no se dejó avasallar por la dictadura, de una literatura que asumió su responsabilidad histórica y decidió defender los valores del ser humano, aun cuando eso representara el sacrificio de la propia vida.

Una esencia que surge de la conciencia del individuo frente al proceso histórico que lo sobrepasa. El reconocimiento de que es en el lugar más íntimo del individuo donde se guarda el mayor valor de la comunidad humana. Porque es también la lucha de la persona frente a la maquinaria de poder que amenaza con vulnerar todas las éticas. Es la resistencia silenciosa de la singularidad ante los poderes.

Los cinco mil delfines que salen del túnel son las voces de millares de personas que fueron silenciadas, son el registro físico de los sueños y las esperanzas que no fueron escuchadas, olvidadas detrás de rejas en los presidios, en medio de ideales truncados por la violencia de los hechos. Son los relatos de lo que se intentó ocultar. Relatos bajo amenaza, relatos que conocieron el aspecto más cruel del ser humano, mientras imaginaban refugios idílicos de amores ausentes.

Rodrigo Sánchez
Cine y Literatura. El primer diario digital de crítica cultural en Sudamérica