Chile, un largo septiembre, de Patricio Rivas LOM, 2007

Chile, un largo septiembre
de Patricio Rivas
LOM, 2007

 

El tema de este libro publicado por LOM Ediciones es la lucha del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile, a través de un dirigente, a partir del golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende. El arresto y la tortura, el exilio y el retorno clandestino a Chile, la división del MIR y la reinstalación en la legalidad a partir de las elecciones de 1990, son temas constantes de este volumen.

Patricio Rivas divide su relato autobiográfico en quince capítulos, que recogen su intenso testimonio a partir de ese mes de 1973 y durante los primeros años de la dictadura de Pinochet.

Según señalan los editores, Chile, un largo septiembre busca “la recuperación de la memoria política del pasado reciente que, en este sentido, representa un acompañamiento de los procesos actuales de la izquierda latinoamericana, contexto que le confiere una pertinencia particular”.

Nacido en Santiago de Chile en 1953, Rivas se dedica a la vida académica desde 1992.

El que sigue es un recorte del relato Los hijos de la revuelta, contenido en el libro y precedido del epígrafe: “La biografía es como la geografía del alma”.

♦♦♦

“Han escrito tanto en nuestro nombre, en el de nuestra generación y los sueños de 1968. Ahora escribo en mi nombre. Desde distintas aproximaciones y lenguajes se me hace necesario comenzar, mesuradamente, la reconstrucción de este episodio. Mi memoria trabaja para que la caricatura que han dibujado sea remplazada por la densa carga existencial de quienes vivimos los acontecimientos de toda una generación y de una época del siglo XX. Un movimiento que comenzaría en muchos países al mismo tiempo y que pondría en marcha las pasiones e inteligencia de grandes colectivos humanos que buscaban subvertir la realidad.

* * *

Amar la vida resulta de la pasión por transformar el mundo y convertirlo en una provincia del hombre. Nuestros intentos nos llevaron a arriesgar la vida para alcanzar una sociedad que no nos triturara de hambre, tedio ni opresión. No lo logramos, tampoco fracasamos; aún existe un largo suspenso que no es definitivo.”