Sísifo

Sísifo
de Bernarda Ihnen

En Sísifo, Bernarda Ihnen nos toma de la mano para invitarnos a caminar mientras el viento otoñal, por medio de sus palabras, nos susurra al oído unas cuantas verdades: que somos seres finitos y que la muerte es el único invitado omnipresente, y que, sin embargo, la palabra poética puede ser ejercida, jugada en tanto gasto puro, en tanto consumación de la vida, como un nodo articulador de lo vital, como un verdadero punto de fuga en medio de un cementerio adornado con los brillos vulgares de un centro comercial; que en las zonas umbrías de eso que los metafísicos han acordado llamar “persona” o “ser humano” se pueden experimentar ciertas modalidades extáticas de la vida, Psique caminando junto a Eros, Tánatos y Venus en búsqueda de ese “más allá” que siempre estuvo aquí, señalado por el fulgor que resplandece tanto en el ocaso como en el amanecer.

Una poesía atípica por lo que le debe a los antiguos, que se sitúa a contrapelo o por senderos distintos de los tomados por los postmodernos. Un ejercicio de la palabra que no teme ser calificado como anacrónicopor cuanto sabe que el tiempo es solo otro más de los dispositivos de normalización.

Un trazo preciso, meditado, frío al mismo tiempo que apasionado, trabajado con la paciencia de una verdadera artesana de la palabra. Eso es lo que nos ofrece la autora en este libro. Algo poco menos que inaudito en estos tiempos vituperables, en los que la oligofrenia discursiva propia del capital espectacular (devenido holograma comunitario) no solo se explica, sino que se justifica a partir de la banalidad solipsista del en-sí-para-sí.

Poesía atemporal, vientos de otro mundo.

 

Cristián Fuentes Lizana